ácido hialurónico

El ácido hialurónico es un activo cosmético muy efectivo a bajas dosis: sirve para conservar la hidratación y como reconstituyente de la estructura de la piel. Se trata de un ingrediente esencial en sérums y  en cremas antiarrugas para el rostro y el escote.

El ácido hialurónico es un componente natural de los tejidos conectivos: piel, cartílago, líquido sinovial, córnea… Se trata de un glicosaminoglicano y es uno de los componentes más importantes de la matriz extracelular. Esta matriz, que también incluye proteínas tales como colágeno y elastina, es la que ayuda a que la piel tenga su estructura. El ácido hialurónico tiene la capacidad detraer y retener una gran cantidad de agua (hasta 20 veces su peso en agua) para formar un gel elástico. Es esta capacidad, entre otras, la que da volumen y elasticidad para una piel juvenil. Con la edad, la cantidad de ácido hialurónico en la piel disminuye gradualmente.

En cosmética, el ácido hialurónico no penetra en la dermis, y por lo tanto no va a “sustituir” al ácido hialurónico natural. Sin embargo, su excepcional capacidad de retención de agua lo convierte en un activo muy interesante para hidratar y “rellenar” la piel.

El ácido hialurónico es un polímero disacárido, y según el tamaño de sus moléculas, será capaz de penetrar más o menos profundamente en la piel. Las moléculas más grandes también tienen un papel importante, ya que formarán una película sobre la superficie de la piel, tal como una almohadilla llena de agua, que va a mantener la hidratación. Esta película también tiene un efecto de “tensado” y alisado de la superficie de la piel y las arrugas. Las moléculas más pequeñas penetran las capas superiores de la epidermis y atraen y retienen el agua, provocando una hidratación profunda. Este efecto de “engordar” también ayuda a disminuir la aparición de arrugas y líneas de expresión.

Propiedades el ácido hialurónico

  • Hidratante: atrae y retiene el agua en la piel
  • Anti-deshidratación: forma una película protectora no oclusiva (película fina de un gel acuoso)
  • Anti-envejecimiento: rellenador de líneas finas y arrugas
  • Proporciona una piel suave y aterciopelada
  • Muy bien tolerado por la piel

Aplicaciones

  • En sérums: prevención y reparación de arrugas y líneas de expresión
  • Cremas hidratantes para piel seca
  • Cuidado de la piel madura

Algunas ideas

  • Cremas hidratantes intensivas, anti-arrugas y anti-envejecimiento
  • Geles de efecto “tensor” (alrededor de los ojos y los labios, el óvalo del rostro y el pecho)
  • Lociones y tónicos hidratantes “rellenadores”
  • Sérums

Precauciones

– Mantener fuera del alcance de los niños.
– No ingerir, no inhalar, evitar el contacto con los ojos.
– Respetar las dosis recomendadas.

Características principales

  • Dosificación: del 0,1 al 0,5%. Se puede llegar incluso al 1% o 2%, pero tened en cuenta que gelifica en medio acuoso, por tanto, a más concentración más espesará.
  • Soluble en agua.
  • No soluble en aceite.

Forma de uso

El ácido hialurónico se puede integrar en un producto cosmético ya terminado:

  1. Echaremos el producto en un recipiente.
  2. Agregaremos la cantidad de ácido hialurónico adecuada a la concentración deseada (abajo os dejo una tabla con algunos ejemplos).
  3. Mezclaremos bien y dejaremos actuar durante unos minutos para que el polvo se hidrate.
  4. Envasamos de nuevo el producto.

Si lo incorporamos a una receta, lo añadiremos al final de la fase acuosa y en frío.

Para facilitar la disolución de ácido hialurónico (en ambos casos), podemos disolverlo previamente en una pequeña cantidad de glicerina vegetal antes de incorporarlo a nuestro producto.

Ejemplos de dosificación

Peso total de la fórmula final 0,1% de ácido hialurónico 0,3% de ácido hialurónico 0,5% de ácido hialurónico
   30 g 0,03 g 0,09 g 0,15 g
    50 g 0,05 g 0,15 g 0,25 g
   100 g 0,1 g 0,3 g 0,5 g

Conservación

Guardaremos a temperatura ambiente preservado de la humedad y la luz.