escoger un limpiador facial

En esta entrada vamos a ver cómo escoger un limpiador facial en función de nuestro tipo de piel. Los podemos formular nosotras mismas fácilmente con ingredientes naturales con una base de agua, de jabón o de aceite.

Limpiadores con base de agua

Este tipo de limpiadores elaborados con infusión de hierbas suaves, tienen una base de agua y limpian y refrescan la piel dejándola brillante y libre de suciedad.

Aunque los limpiadores con base de agua no eliminan el maquillaje tan bien como los limpiadores con base de jabón o de aceite, resultan perfectos para las pieles secas o sensibles que solo precisan un enjuague suave y calmante.

Puedes añadir a tus fórmulas personalizadas todo tipo de ingredientes botánicos nutritivos como aguas florales, hierbas, tinturas, zumos de fruta, vinagre de manzana e incluso miel.

Si utilizas un limpiador con base de agua puedes o bien rociar una generosa cantidad sobre tu rostro o aplicar la cantidad necesaria en un algodón y frotar suavemente la solución sobre tu piel para refrescarla.

Limpiadores con base de jabón

Estos limpiadores contienen tensioactivos naturales, por lo general jabón de Castilla líquido, y liberan la piel de impurezas, maquillaje y acumulaciones de grasa.

Los limpiadores con base de jabón pueden personalizarse para ajustarse a las necesidades específicas de cada tipo de piel.

Puedes añadir ingredientes como arcilla para lograr una limpieza profunda, azúcar o almendra molida para conseguir una limpieza exfoliante, aceites esenciales desintoxicantes para eliminar los puntos negros, aloe vera para las pieles secas o aceites de plantas como el de jojoba para pieles grasas.

Para usar este tipo de limpiadores, simplemente aplica una pequeña cantidad de limpiador con base de jabón sobre la piel mojada, masajea mediante movimientos circulares y aclara bien. Debemos evitar que este tipo de productos entre en contacto con los ojos.

Limpiadores con base de aceite

Se formulan con aceites vegetales que aportan nutrición y beneficiosos aceites esenciales.

Los limpiadores con base de aceite son bastante concentrados y no contienen agua. Son excelentes para eliminar restos de maquillaje, incluso el maquillaje de ojos. Pueden transformar una piel madura, estropeada, sensible en una piel tersa y limpia.

También las pieles grasas pueden beneficiarse de los limpiadores con base de aceite obteniendo resultados perfectos.

El mejor modo de usar un limpiador facial con base de aceite es aplicar una cantidad generosa sobre la piel seca, masajear y retirar con un paño suave. También puedes aclararlo con agua templada si lo deseas.

Consejos prácticos

  • Si tu piel es seca o sensible usa un limpiador don base de jabón antes de dormir y uno con base de agua o de aceite por la mañana.
  • Es posible que debas limpiarte dos veces con un limpiador natural si llevas mucho maquillaje. Prueba a limpiarte primero con un limpiador con base de aceite para desintegrar y retirar el maquillaje y después utiliza un limpiador con base de jabón.
  • Si no llevas maquillaje y solo necesitas una limpieza ligera, vierte agua floral templada sobre una toallita hasta empaparla. Con firmeza, pero de forma suave, masajea tu piel con la toallita para exfoliar ligeramente y eliminar la acumulación de impurezas en los poros.

Mañana comenzaré con las recetas caseras de cosmética natural de cada uno de estos tipos de limpiadores. ¡Os espero!