crema casera antiedad

Hoy os traigo una receta de una crema casera antiedad con Coenzima Q10. El resultado ha sido una crema bastante untuosa pero que se absorbe bien, adecuada para pieles normales o secas.

El macerado de vainilla, además de perfumar, es muy penetrante y nutritivo, y tiene un efecto de “ablandamiento”, haciendo que la piel se vuelva más elástica.

El hidrolato de tilo es antiinflamatorio, tiene un efecto calmante sobre la piel irritada o sensible, además tiene un efecto iluminador, aclarando el tono de la piel.

Además, a partir de los 30 años hay que empezar a cuidarse, y la coenzima Q10 es antioxidante, actuando contra los radicales libres, y evitando el envejecimiento celular.

Ingredientes de la crema casera antiedad

Fase oleosa:(obtendremos aproximadamente un poco más de 50 ml)

    • Macerado de vainilla – 30% – 15 gr
    • Emulsionante: Glyceryl stearate SE (Monoestearato de Glicerilo) – 7% – 3.5 gr
  • Fase acuosa:
    • Hidrolato de Tilo – 30% – 15 gr
    • Agua destilada o filtrada – 30,40% – 15,2 gr
  • Fase activos cosméticos:
  • Conservante:
    • Extracto de – 0,6% – 0,3 gr (10 gotas)
  • UtensiliosPara corregir el pH (sólo en caso necesario):
    • Bajar el pH: ácido láctico o ácido cítrico.
    • Subir el pH: bicarbonato de sodio.
  • Dos recipientes que podamos poner al baño maría.
  • Un termómetro de sonda (opcional).
  • Un utensilio para remover (varillas pequeñas, un agitador o una cucharilla pequeña)
  • Tiras para medir el pH
  • Un bote del tamaño adecuado (preferiblemente de cristal) con tapadera para guardar la crema.
  • Una etiqueta.

En este enlace [DIY: Crema hidratante casera con aceite de oliva – Videotutorial] tenéis un vídeo con la preparación paso a paso de una crema casera. El proceso para preparar nuestra crema casera antiedad es el mismo, aunque cambien los ingredientes.

Si no queréis añadir la coenzima q10, podéis aumentar ese porcentaje de agua (añadiríamos al inicio 1gr más de agua).

Preparación de la crema casera antiedad

En primer lugar lavamos bien todos los utensilios con agua y jabón. Desinfectamos con alcohol o bien los hervimos durante 10 minutos. Esto es muy importante para que nuestra crema no se contamine.

A continuación echamos en un recipiente la fase oleosa (el macerado de vainilla y el emulsionante).  En otro recipiente pondremos la fase acuosa (el hidrolato de tilo y el agua mineral).

Ponemos ambos recipientes al baño maría hasta que alcancen los 70ºC. Si no tenéis termómetro, esto ocurre más o menos cuando la cera emulsionante se ha fundido. Cuando pongo al baño maría, intento que el recipiente de la fase oleosa no toque el fondo de la cacerola. Así evitamos que el aceite hierva y se estropee, para ello lo coloco sobre un colador. Podéis verlo con más detalle en el vídeo.

Ahora retiramos del baño maría: primero la fase oleosa y después la acuosa  (porque es deseable que el aceite no esté más caliente que la fase acuosa) y, a la vez que agitamos, vertemos muy poco a poco la fase acuosa en la oleosa (¡nunca al revés!).  Removemos de forma vigorosa y sin pausa durante 3 minutos.

Cuando la mezcla se parezca a una crema, introducimos el recipiente en un baño maría pero de agua fría, sin dejar de agitar. Sólo dejaremos de agitar cuando la emulsión se haya enfriado completamente (son unos 4-5 minutos más removiendo).

Una vez que la emulsión se ha formado y se ha enfriado, añadimos gota a gota la coenzima q10, removiendo hasta tener una mezcla homogénea. Hacemos lo mismo a continuación con el conservante. Es importante dosificar bien el conservante, pues si añadimos más de la cuenta puede desestabilizar la emulsión y se nos pueden separar las fases.  Es decir, se puede “cortar”, como sucede con la mayonesa.

Para finalizar

Lo último es medir el pH, a mi me salió de 6,5, como lo deseable es 5,5-6,0, para bajarlo eché ácido láctico de la siguiente manera: echamos una sóla gota y volvemos a medir el pH. Si sigue siendo más de 5,5-6,0, echamos otra gota, y volvemos a medir. Hay que tener cuidado de ir poco a poco porque el pH varía muy rápidamente. Si lo bajáis demasiado, podéis hacer lo mismo con una disolución de bicarbonato sódico al 20% (20% de bicarbonato en 80% de agua – 20 gr de bicarbonato en 80 gr de agua para unos 100 ml).

Por último, echamos la crema en el recipiente donde la almacenaremos, etiquetamos con los ingredientes utilizados y la fecha de preparación, y dejaremos reposar la mezcla al menos un par de horas (yo la suelo dejar hasta el día siguiente en el frigorífico). Puede durar unos tres meses fuera del frigorífico.

A mi personalmente me ha gustado el resultado, el aroma a vainilla es muy agradable, hidrata bastante y se absorbe bien. Espero que os animéis y me contéis que tal os ha ido. Un abrazo!