manteca de karité

La manteca de karité significa “vida” en dialecto africano, y es un ingrediente esencial para la fabricación de nuestros propios cosméticos.

Es extremadamente rica en lípidos insaponificables y vitaminas, y se trata de uno de mis ingredientes imprescindibles: protege la piel del daño solar, suaviza y regenera la piel dañada.

También nutre el cabello y restaura su brillo y belleza.

La manteca de karité se extrae del fruto del árbol del karité, que crece salvaje solamente en las sabanas del África Occidental. Puede alcanzar más de 12 metros de altura y puede medir hasta 2 metros de diámetro.

El fruto es carnoso, parecido a un aguacate pequeño. Su pulpa es dulce y comestible, y en el interior contiene una nuez que es de la que se extrae por presión la manteca de karité.

Esta manteca ha sido ampliamente utilizada durante siglos en algunas partes de África por sus numerosas propiedades beneficiosas. También es parte de la farmacopea senegalesa, donde se recomienda como un descongestionante para calmar los esguinces, los dolores y el reumatismo.

Su composición de ácidos grasos le confiere unas propiedades hidratantes y nutritivas inusuales. Pero es sobre todo su contenido en lípidos insaponificables, el más alta en comparación con otras mantecas vegetales, el que le otorga las propiedades más beneficiosas: estimula la cicatrización, protege contra la radiación UV, y es calmante y relajante de la irritación de la piel.

Características de la manteca de karité

Proceso de obtención de la manteka de karité sin refinar: Presión mecánica manual y procesos de purificación física (desodorización) sin disolventes químicos.

Parte de la planta extrae: nuez del fruto del karité.

Nombre botánico: Butyrospermum parkii

Familia botánica: Sapotacées

Calidad: Buscaremos manteca 100% pura y natural, sin refinar.

País de origen: África Occidental

Potencial oxidativo: muy sensible

Propiedades organolépticas

  • Aspecto: manteca sólida a temperatura ambiente; aceitosa más allá de 37 °C
  • Color: blanco cremoso
  • Olor: muy ligero, característico con notas de almendra
  • Tacto: suficientemente firme como para otorgar una textura consistente

Densidad: 0,91 – 0, 89

Punto de fusión: 37 °C

Índice de saponificación: 160-200

Composición de ácidos grasos (aproximada):

  • Ácidos grasos poliinsaturados: ácido linoleico (omega-6) (6%)
  • Ácidos grasos monoinsaturados: ácido oleico (45%)
  • Ácidos grasos saturados: ácido esteárico (40%), palmítico (3%)

Otros ingredientes activos:

Insaponificables (alrededor de 7% de la composición total) incluyendo:

  • Alcoholes terpénicos: antiinflamatorios, antioxidantes, ayudan a mantener la elasticidad de la piel y absorber los rayos UV.
  • Fitosteroles: mejoran la función barrera de la piel y la microcirculación, impiden el envejecimiento de la piel, anti-inflamatorios, protegen contra la acción UV.
  • Látex: absorbe rayos UV
  • Vitaminas A, E (tocoferoles): antioxidantes naturales

Condiciones de almacenamiento: Almacene en un lugar seco, lejos del calor y la luz.

Precauciones: La manteca de karité contiene látex natural y así que debéis evitarla en caso de que tengáis alergia al látex.

Beneficios de la manteca de karité para la piel

En primer lugar, la manteca de karité protege la piel contra los efectos nocivos del sol gracias a la presencia de karitene, vitamina A y alcoholes terpénicos que absorben algunos de los rayos UV y aumentan la actividad de los protectores solares.

Además, posee acción anti-inflamatoria, que suaviza y calma la irritación (fitoesteroles, alfa y beta amirina).

También es adecuada para prevenir las alergias al sol por su contenido en látex.

Facilita la curación gracias a su contenido en alcoholes terpénicos (lupeol, parkeol) y fitoesteroles.

Hidrata y nutre la piel en profundidad.

Regenera de la piel, revitaliza el tejido y restaura su elasticidad.

Prolonga el bronceado

Indicaciones

  • Adecuado para todos los tipos de piel
  • Piel irritada y dañada (afeitado, depilación, láser …)
  • Los labios y las zonas secas de la cara y el cuerpo
  • Cuidado de la piel expuesta a la luz solar o de las condiciones climáticas extremas
  • Cuidado de las manos para trabajadores manuales o expuestos a productos químicos (mecánica, oficios de construcción …)

Aplicaciones

  • Es muy adecuada para emulsiones o bálsamos corporales antes y después del sol
  • Bálsamo nutritivo para el cuerpo
  • Efecto calmante y protector en bálsamos labiales
  • Cuidado facial nocturno para piel seca
  • Acción calmante y curativa para la piel irritada
  • Bálsamos protectores contra las estrías
  • La mezcalremos con aceites esenciales y aceites vegetales para prevenir y aliviar los espasmos musculares antes y después de hacer deporte.
  • Bálsamo reparador de manos
  • Por último, como ingrediente superengrasante activo para la fabricación de jabones “supergrasos”

Sinergias

  • Cuidado de la piel irritada: Aceites esenciales de lavanda y Manzanilla
  • Para el cuidado de la piel sensible: extracto de Caléndula
  • Para una crema anti-irritante: hidrolato de manzanilla romana.

Consejos prácticos

  • Esta manteca es difícil de trabajar y aplicar a temperatura ambiente, así que es recomendable mezclarla con otras mantecas y aceites (mezcla de 1 a 80%) para un bálsamo o para incorporarlo en la fase oleosa de una emulsión (hasta 1 al 5%).
  • A veces puede tener una consistencia granulada: remover continuamente hasta que se enfríe
  • En el baño: añadir una cucharada para tener una piel suave y protegida.

Beneficios de la manteca de karité para el cabello

  • Restaura el brillo y la belleza del cabello.
  • Nutre profundamente la fibra capilar.
  • Extiende y protege el color del cabello.

Indicaciones

  • Cabello seco, puntas frágiles o abiertas
  • Cuidado del cabello rizado y africano
  • Cabello teñido

Aplicaciones

  • Máscaras y bálsamos para dar brillo
  • Nutritiva y reparadora para el cabello seco

Sinergias

Si queremos mantener el color: manteca de tucuma y aceite vegetal de Buriti.

Para un cabello brillante: ceramidas, aceite de ricino, aceite esencial de Ylang-Ylang.

En el cuidado del pelo rubio y los reflejos rubios: aceite esencial e hidrolato de manzanilla alemana y polvo de cúrcuma (emulsión).

Si tenemos el cabello castaño: nogalina y henna castaña (en emulsión).

Consejos prácticos

Frotar el cabello centrándose en las puntas. Masajear y envolver en una toalla caliente. Mantener toda la noche si es posible y después lavar con el champú habitual.

Además, también la podemos usar como fase oleosa en la preparación de bálsamos de cuidado del cabello.

Es fantástica como acondicionador del cabello “afro” o el cabello muy seco, tomar una pequeña cantidad y distribuir por el cabello para restaurar el brillo y dar lustre.