En twitter, una chica (muy guapa) llamada Sara me pregunta por los beneficios de las mascarillas caseras con leche. Para contestarle a ella, y para todos y todas las que podáis estar interesadas, me he puesto manos a la obra y he buscado toda la información que tengo apuntada en mis libretas de recetas caseras.

Propiedades de la leche

Los historiadores nos dicen que Cleopatra se bañaba en leche para mantenerse bella y la investigación moderna confirma lo que Cleopatra ya sabía: la leche es muy beneficiosa para la piel. Estas son sus propiedades:

  • hidratante y antienvejecimiento: su acción tensora y regeneradora se debe a los oligopéptidos de la lactoglobulina, que aporta  antioxidantes y nutrientes que atenúan las arrugas y suavizan la piel. Las bioproteínas  derivadas de la leche ayudan a retener la humedad y el suero lácteo estimula la producción natural de colágeno.
  • nutriente: su contenido en lipoproteínas favorece el paso de los nutrientes y el agua a través de la membrana de las células epiteliales, penetrando en su interior y logrando una nutrición profunda. Esta es la razón por la cual se queda la piel tan suave después de usar los jabones de leche de cabra en vez de los jabones convencionales. Además la leche contiene vitaminas A, B y D, que favorecen la tersura de la piel.
  • protectora: por su contenido en minerales actúa como un escudo protector muy efectivo frente a las agresiones externas. El potasio regula los fluidos, proporcionando una mejor hidratación
  • exfoliante: por su contenido en ácido ácido láctico. Este ácido tiene la particularidad de descamar las capas superficiales de la piel que ya están deterioradas. Esto se traduce en una epidermis más tersa y uniforme. Además tiene efectos beneficiosos en las uñas (fortaleciéndolas y tornándolas de un color más blanco), las manos y también actúa sobre el brillo y fuerza del cabello.

Recetas caseras con leche

Receta supersimple y rápida para hidratar, limpiar y exfoliar

  • El rostro: empapamos una gasa en leche (mejor si es entera) y nos damos un suave masaje por el rostro y cuello. También tiene un efecto de “leche limpiadora”. En este caso el masaje debemos darlo desde el centro del rostro hacia la parte externa.
  • El cuerpo: tomaremos un baño durante 10-20 minutos al que agregaremos de 2 a 4 vasos de leche entera (y mientras nos imaginamos que somos las reinas del Nilo). Esta receta se puede complementar con una exfoliación corporal a base de café molido (sirven los posos de café de la cafetera) y unas gotitas de aceite de almendras dulces (añadimos hasta que se forme una pasta, y recordad, siempre de primera presión en frío). Damos un masaje en círculos por todo el cuerpo, evitando las zonas sensibles, como el interior de los muslos o el pecho, e incidiendo en las zonas con celulitis, ya que la cafeína y los antioxidantes del café son potentes anticelulíticos. Nos enjuagamos bien (nosotras y la bañera, que se queda llena de motitas de café, pero se limpia fácil) y estaremos como nuevas. Además el café tiñe un poquito la piel, con lo que además tendremos un color doradito muy favorcedor :)

Mascarillas caseras con leche para la piel cansada y deshidratada

Esta receta es muy sencilla y la uso mucho. Esos días que me veo fatal, con ojeras y la piel deshidratada, sobre todo en invierno.

Mezclamos dos cucharadas de miel con dos de leche, y si os gusta el aroma, añadimos un poquito de canela. Aplicamos en el rostro y nos relajamos durante 15 minutos (o más si lo necesitas). Si puedes meditar este ratito mucho mejor, si no, intenta escuchar una música que te relaje y piensa en algo agradable. Enjuagamos la piel con agua tibia y el resultado es espectacular. Como ocho horas de sueño sin interrupciones :)

Y si tenéis la piel muy seca, podéis añadir unas gotitas de aceite vegetal de almendras dulces, que se abosrbe muy bien (no deja sensación grasa) y es muy hidratante.

Para una mascarilla super-nutriente podemos añadir una yema de huevo.

Y añadiendo una clara de huevo se convierte en una mascarilla hidratante-regeneradora. Está la recomiendo sobre todo para las pieles grasas o mixtas.

En internet podéis encontrar muchas recetas más, yo os he dejado aquí las que he probado y me funcionan, si vosotros habéis probado otras y os van bien, podéis dejármelo en los comentarios y así entre todos vamos completando la entrada.