limpieza nocturna con ingredientes naturales

La limpieza diaria de nuestra piel es muy importante, incluso aunque no usemos mucho maquillaje. Durante el día acumulamos suciedad que hace que la piel no se oxigene y se vea apagada y deshidratada. Además, si no retiramos esta suciedad, pueden aparecer acné o puntos negros. Por otro lado, el maquillaje supone una barrera para el rostro, que debemos retirar cada noche. Si mantenemos dicha barrera, no dejamos traspirar la piel y los pigmentos se van acumulando, ensuciando la piel y dejándola cada vez más mate y deshidratada.

En la noche es cuando la piel aprovecha mayormente los nutrientes que le aplicamos y el nivel de producción y reconstrucción de colágeno y elastina se encuentra al máximo, proporcionando la elasticidad y firmeza. Por ello es necesario tener una rutina de limpieza nocturna para darle la oportunidad al cutis de renovar las células, ya que durante la noche nuestra piel se oxigena, se restaura y se regenera.

Los pasos básicos que debemos llevar a cabo cada noche para tener una piel limpia y luminosa son limpieza, tonificación e hidratación (por dentro y por fuera).

Limpieza: doble limpieza japonesa

Las japonesas hacen uso del principio que las grasas disuelven las grasas.Es por esto que primero utilizan un aceite para disolver el maquillaje, la suciedad y la grasa acumulada durante el día, y luego un jabón suave para limpiar el aceite.

  • Primer paso: el aceite.Usaremos un aceite vegetal de primera presión en frío, lo que se conoce como virgen extra (nunca refinado). Mejor si es ecológico. El aceite de almendras dulces es muy ligero, igual que el aceite de argán o el de albaricoque. Lo calentamos un poquito en la mano y lo aplicamos en el rostro dando un suave masaje de dentro hacia afuera. No es necesario frotar. Los aceites son capaces de eliminar incluso la máscara de pestañas más resistente, simplemente pon una cantidad generosa sobre las pestañas y masajea despacito. Nunca frotar ni tirar, el maquillaje se desprende en segundos y el aceite os dejará las pestañas limpias y nutridas. De hecho, este método las refuerza, disminuyendo su caída.
  • Segundo paso: el jabón suave.El jabón es para eliminar el exceso de grasa del aceite, que además está sucio de maquillaje. Yo estoy usando un jabón natural de aloe vera y miel, es muy suave y nutritivo. El de caléndula va muy bien para pieles delicadas. Pero las posibilidades en jabones naturales son casi infinitas y podéis hacerlo vosotros mismos.

Aunque vuestra piel sea mixta o grasa, no tengáis miedo del aceite. La mía es mixta y desde que uso este sistema la noto mucho más limpia, hidratada y sin exceso de grasa.

Tonificación

Es importante usar un tónico después del jabón para normalizar el pH. Además, prepara la piel para hidratarla y nutrirla. El tónico lo aplicaremos con una gasita de algodón suave o un disco de algodón desechable (yo prefiero la gasa, porque se puede reutilizar y no se generan residuos)

Podéis usar hidrolatos o aguas florales, como el agua de rosas. Los hidrolatos se obtienen de condensar el vapor que ha estado en contacto con la materia prima después de destilar los aceites esenciales. Es muy importante que os fijéis que sea realmente natural, sin conservantes ni aditivos extraños. Un hidrolato natural sólo tendrá en sus ingredientes el nombre de la planta en latín seguido de “water”. Por ejemplo, para un hidrolato natural de manzanilla lo que leeremos será: “Anthemis nobilis flower water” (y nada más).

Otra opción es usar un tónico natural de pepino: es básicamente un licuado de pepino. Si no tenéis licuadora, podéis batir el pepino con un poquito de agua filtrada o mineral, y colarlo a través de una gasa. El resultado es el mismo.

Hidratación

Usaremos una hidratante adecuada a nuestro tipo de piel. Aunque el tónico de licuado de pepino ya es hidratante, yo ahora que ya no hace tanto calor estoy usando aceite vegetal de hueso albaricoque, para el cuello, la cara y el contorno de ojos. También podéis usar gel de aloe vera o leche de coco.

¡Y ya estamos listas para ir a dormir! Parecen muchos pasos, pero se tardan cinco minutos. Además, los ingredientes naturales son muy ricos en principios activos que nutren profundamente la piel. Probadlo y notaréis la diferencia. Ya me contáis cómo os ha ido :)