Aceite de cáñamo

Rico en ácidos grasos omega-6 y omega-3, el aceite de cáñamo restaura la suavidad y elasticidad a la piel, reestructura la membrana celular y previene la deshidratación. Muy penetrante, este aceite seco es muy adecuado también para usarlo en masajes.