Si queremos elaborar nuestros propios cosméticos caseros o averiguar las propiedades de los que compramos ya hechos, es imprescindible conocer qué son los tensioactivos, también conocidos como tensoactivos o surfactantes, y cómo se usan en cosmética.

Básicamente los tensioactivos limpian, hacen espuma y evitan que el producto se estropee porque son emulsionantes, haciendo que se mezclen de forma estable sustancias que normalmente se repelen (como puede ser el agua y los aceites).