aceite esencial de lavanda

Calmante y sedante, el aceite esencial de lavanda favorece la conciliación del sueño, la eliminación de la tensión nerviosa y los dolores de cabeza. También se utiliza en los casos de problemas de la piel (acné, psoriasis, eczema) y para regenerar la piel.