Me cuesta bastante ponerme morena y no me gusta exponerme al sol durante mucho rato. Es por esto que decidí buscar recetas de autobronceadores naturales. He encontrado    dos, una con henna, que hasta ahora no he probado porque me da “miedito” terminar naranja, y otra con té negro, que sí me he decido a probar. Os cuento mi experiencia.

En primer lugar os diré que no es un autobronceador propiamente dicho. Funciona más bien a modo de maquillaje, porque el efecto desaparece si nos lavamos la zona con agua. Yo lo probé en todo el cuerpo, incluso en la cara.